Blog

Cultivo de café en regiones volcánicas

Spread the love

Exploramos cómo los volcanes benefician el cultivo de café y cómo es la vida de los agricultores que viven en estas regiones.

La industria del café ha estado fascinada durante mucho tiempo con el café cultivado en regiones volcánicas. Pero, ¿qué diferencia al café volcánico del café cultivado en otras áreas? Hoy, estamos explorando qué hace que el café volcánico sea tan bueno y cómo es para los caficultores que viven y trabajan en estas áreas.

Nacida en Kenia y actualmente residente en el norte de California, Kavi Bailey (ella / ella) es la directora de Grand Paradé Coffee y actualmente ofrece café de varias regiones volcánicas, principalmente dentro de Guatemala y Colombia. El café de Grand Paradé de Antigua, Guatemala, por ejemplo, proviene de una región rodeada por tres volcanes: Volcán de Fuego, Volcán Acatenango y Volcán de Agua.

Kavi comparte que los volcanes ofrecen una multitud de beneficios a la planta de café, pero la respuesta está principalmente en el suelo. La mayoría de los suelos volcánicos se conocen como Andisoles (del japonés un que significa «oscuro» y hacer que significa «suelo»), y están formados por tefra, una mezcla de ceniza volcánica y fragmentos de roca que se rompe con el tiempo, depositando capas de nutrientes en el suelo. “El suelo volcánico es increíblemente rico en nutrientes”, comparte Kavi. “Fósforo, potasio, boro, hierro, zinc… todos los nutrientes que el café necesita para prosperar están presentes en el suelo volcánico. El suelo volcánico también es increíblemente ligero y esponjoso, lo que permite un mejor drenaje. Más allá del suelo, los volcanes también brindan sombra a los cafetos, lo que permite que las cerezas de café maduren más lentamente ”.

Además, los volcanes proporcionan las grandes altitudes y microclimas que permiten que el café prospere y se desarrolle en una amplia variedad de formas. Graciano Cruz (él / ella) de HiU Coffee Farms enumera a Panamá como un ejemplo de estos factores ambientales, señalando que el café que crece en la parte más al sur del Volcán Barú tiene variaciones sutiles en el sabor del café que se cultiva en la parte más al norte del volcán. Graciano comparte que, como el vino, el café se ve afectado por el terruño, el entorno natural completo en el que crece, incluidos el suelo, la topografía y el clima.

Kavi y Graciano también llaman la atención sobre los dos tipos de erupciones volcánicas: explosivas y efusivas. Las erupciones explosivas ocurren cuando el magma explota, literalmente, de un volcán, liberando al aire tefra y cenizas volcánicas ricas en nutrientes. Las erupciones efusivas, por otro lado, ocurren cuando la lava fluye fuera del volcán, produciendo un suelo rico en nutrientes de esa manera. En todo el mundo, el suelo volcánico es principalmente el resultado de erupciones explosivas.

Pero, ¿qué significa esto para los agricultores que viven en las áreas circundantes? Kavi comparte la historia del Huila, Colombia: En 2008, el Nevado del Huila, el volcán más alto del país, entró en erupción después de estar inactivo durante más de 500 años, matando a seis personas y obligando a 800 familias a evacuar. Cuando se trata de los peligros que enfrentan estas comunidades, Kavi enfatiza la importancia de reconocer los riesgos y ayudar a implementar sistemas de protección, sin olvidar los profundos lazos que estas personas tienen con su tierra.

“Siempre le digo a la gente, cuando hablamos de estas comunidades, no me gusta usar el término ‘países del tercer mundo’, porque sugiere una especie de jerarquía, una separación entre ‘nosotros’ y ‘ellos’”, dijo. Comparte. “Cuando hablamos de estas comunidades, queremos contar historias de su perspectiva, su lente. En estos países, la tierra es un gran identificador del nacionalismo: este es su hogar; Han pasado esta tierra por generaciones y generaciones.

“(Al protegerlos), creo que se trata menos de que el gobierno les diga que no vivan allí, y más de poner en marcha sistemas de emergencia”, continúa, “como tener un plan de evacuación adecuado y asegurarse de que tengan refugio y comida en caso de emergencia «.

Entonces, ¿cuál es una forma duradera en la que los consumidores y los profesionales del café pueden ayudar? Una forma es comprender de dónde proviene nuestro café y los riesgos potenciales que conlleva su cultivo, y luego garantizar que los agricultores reciban una compensación adecuada con precios de comercio justo y más. Lo principal que hay que recordar es que el café no se cultiva en el vacío; hay comunidades enteras detrás de una sola bolsa de café que merecen un sustento seguro y un plan de evacuación estable.


Spread the love

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page